Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Envidia por Craig Lotus

Emociones altas e inferiores

Los animales y humanos no diferimos en la racionalidad.

Escrito por quinqui el 15/05/2017 14:24 hrs. Modificado el 15/05/2017 14:28 hrs.
Guardado en Pensamientos
Etiquetas: Filosofando, Ser
Por ahí la convención general dice que los animales difieren del ser humano en que éste es un ser racional, a diferencia de los animales (y cualquier otro ser vivo no-humano) que se mueven por instinto o una programación predeterminada.

En mi humilde opinión, yo difiero de este pensamiento.

Tras observar el comportamiento no sólo de animales sino de humanos, me atrevo a decir que la diferencia entre estos dos grupos de especies son los sentimientos. A mi parecer, los animales carecen de ellos, mientras que los humanos viven y mueren por ellos.

Los animalistas saldrán ahora y me dirán indignados “¡Los animales sí sienten, estúpida!”. Y yo aquí quiero hacer una breve aclaración semántica.

Por sentimientos yo me refiero a las “emociones inferiores”.

Cuando niña leía mi biblia esotérica “Astrología para todos” —libro escrito por el astrólogo Allan Leo—, donde el autor se refería en innumerables ocasiones a las “emociones altas” y las “emociones bajas” al hablar sobre cada signo. Cuando pequeña no lograba dilucidar la diferencia, pero ahora de adulta, creo poder darle una interpretación personal.

Las “emociones altas” son puras, nacen del corazón (del ser) y no están sujetas a nada. Sólo existen.

Las “emociones inferiores” por naturaleza están atadas a ideas. Por lo tanto, nacen y mueren todo el tiempo.

Un ejemplo de emoción alta es el amor. Porque el amor no está atado a nada: sólo lo sentimos, no lo gobernamos, está ahí aunque no lo queramos, va y viene a voluntad propia.
Un ejemplo de emoción inferior es la ira: surge cuando “algo” nos parece mal, cuando “algo” nos molesta; por lo mismo, somos dueños de eliminarla si así lo queremos: porque la ira está atada a una “idea”, y si somos capaces de “eliminar” esa idea, seremos capaces de dominar la ira.

Los invito a hacer el ejercicio con otras emociones, positivas y negativas, y podrán determinar si son “altas” o “inferiores”.

Retomando el tema, yo sí creo que los animales son capaces de experimentar las emociones altas. Por eso podemos sentirnos amados por ellos. Es cierto que hay animales (perros, gatos, etc.) que nos parecen que tienen sentimientos humanos, como la envidia, o el rencor, pero según mi entender, eso es debido al constante contacto con nosotros y con nuestra naturaleza. Pero un animal en estado salvaje, carece de todas esas características “humanas”.

Resumiendo, el ser humano y los demás seres vivos tienen todos capacidad de razonar y analizar. Por lo tanto, somos todos seres racionales. Pero es el ser humano el que “siente”, el que actúa en base a lo que los sentimientos —emociones inferiores— le aconsejan. Y, si lo piensan, de los sentimientos nacen la mayoría de nuestros conflictos. Entonces, es lógico suponer que si los animales no pelean, salvo por comida o territorio (ergo, supervivencia), son ellos seres completamente lógicos y racionales.

Debo reconocer que en cierto momento de la vida llegué a preguntarme si ellos habrán elegido ser así por voluntad propia (pensando en la teoría de que uno elige dónde nacer, claro), pues la vida es mucho más simple de esa manera: prácticamente no hay sufrimiento; quienes ven el sufrimiento en los animales heridos, agonizantes, enfermos, somos nosotros. Los seres humanos vivimos atiborrados de cosas (superfluas) nacidas de los sentimientos y de las sensaciones, y en este momento histórico es cuando más latente se hace. Es cierto que la vida es cíclica, pues ya han habido períodos de “esplendor” en la civilización humana en milenios pasados, pero así mismo, han venido sus respectivas debacles. Y por eso hoy me pregunto cuántos años faltarán para la caída que nos corresponde vivir a nosotros, en esta sociedad tan auto complaciente y jactanciosa en la que nos terciamos vivir. Y cuántos ciclos más nos tocará recorrer para desatarnos de los sentimientos y sólo experimentar las emociones altas… Supongo que ese día ya no seremos carne, y pasaremos a otro plano de existencia… o al menos así me gusta creerlo a mí ;)


Crédito Fotos: "Love" por André, y "Envy" por Craig Loftus
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.