Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Neo Feudalismo en Chile

Neo Feudalismo en Chile

El esquema no ha cambiado pese a haber pasado cientos de años...

Escrito por quinqui el 17/06/2014 09:00 hrs. Modificado el 17/06/2014 10:27 hrs.
Guardado en Sociedad
Etiquetas: Críticas, Reflexiones
Hace un tiempo escribí aquí mismo sobre cómo en mi país se vivía una oligarquía. Las clases sociales son muy marcadas: los pobres, que sobreviven con una renta que raya en lo ridículo, y los ricos, que viven con una renta que también raya en lo ridículo, en sentido inverso, claro. El gobierno es dirigido por quienes tienen conocimientos y estudios, vale decir, por quienes tienen plata para poder estudiar, ergo, los ricos, luego, la clase pudiente, como dije, una oligarquía. La visión de mi país es como la de un niño jugando con un hormiguero: el niño, por supuesto, es la clase alta, que es curiosa, inocente y al mismo tiempo, maldadosa, que mira desde su seguridad y absoluto poder lo que se arrastra por abajo; las hormigas son, claro, la clase baja, que trabaja incesantemenete sin lograr más que alargar el período de vida un poco más.

Ahora bien, se ha sumado una nueva perspectiva en mi visión: el niño ahora ha conseguido algunos otros bichos, igual de rascas que las hormigas, y los ha mostrado a éstas desde sus gigantes manitas. Las hormigas se han maravillado de ver que existen bichos como ellas que han logrado elevarse hasta alcanzar al preciado y omnipresente niño. Y el niño juega, juega feliz viendo cómo interactúan las hormigas y los otros bichos: las primeras admiran a los segundos, los han tomado como sus héroes, aspiran a poder ser como ellos, mientras éstos disfrutan felices de los placeres de estar en medio: si bien tienen acceso a las maravillas del mundo del niño, siguen siendo bichos, tienen costumbres rastreras, y llegado un momento, el niño se aburrirá y los pisará como hace siempre que le place. La ilusión de la cercanía es lo que mantiene vivos y tranquilos a los bichos.

Esta alegoría la hago al darme cuenta de las similitudes que existen entre el "extinto" sistema feudal, con sus reyes, caballeros andantes, torneos y chusmas, y el actual mundo de la "farándula", compuesto de modelos, futbolistas, empresas auspiciadoras, y, nuevamente, la chusma. También me vino al venir observando teleseries latinoamericanas, en donde se da siempre el conflicto entre la clase alta y la clase baja, conflicto que es mostrado en dichos programas de manera a veces ridícula, a veces realista, pero donde en general, siempre se observa un trasfondo de realidad: somos un conjunto de países tan atascados en los esquemas antiguos, tan anticuados, orgullosos de respetar y conservar valores que nos hacen mantenernos siempre en el pozo de la ignorancia, impidiéndonos la elevación que realmente vale la pena: la espiritual.

Hace unos días vi un chiste gráfico (en internet, que no he podido volver a encontrar) donde en 2 viñetas se ilustra simpáticamente nuestra realidad: primera escena, una horda de pobres van con pala y escobas tras un ricachón; en la segunda escena, este hombrecito de maletín ha arrojado a la masa una pelota de fútbol, la cual se convierte en el centro de atención de la masa otrora furiosa, ahora alegre y entretenida, mientras el ricachón continúa tranquilo su camino...

Como diría la Pomposa de "Mi Gorda Bella", qué bello es todo XD.......



Crédito Foto: Diario La Tercera
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.