Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Wena Pinta Cabros

Wena pinta, cabros!

Acerca de mi aversión por los desvergonzados y sosos modelos de comportamiento de hoy

Escrito por quinqui el 24/04/2010 01:23 hrs. Modificado el 07/01/2013 15:30 hrs.
Guardado en Sociedad
Etiquetas: Crítica, Valores
Hace un tiempo salió al aire un comercial de una cerveza nacional, el cual, junto a muchos más de la misma empresa, y creo que de otras más, intentan representar la "gracia" del chileno medio. Vale decir, el weón flaco, desabrido y sin valores que logra surgir gracias a su "picardía", por no decir su desvergüenza e indignidad.



Demás está decir que odio a este tipo de personajillos (sólo decir que mi nivel de aversión llega a las náuseas @@). El pequeño gran problema es que con cada día que pasa, mi derredor se repleta de estos seres. Son niños, jóvenes, que con la usual soberbia del adolescente, viven sus vidas seguros de que el carrete de fin de semana es la meta de sus miserables vidas y que quien no viva de acuerdo a este esquema está o chiflado o es amargado. Lo peor es que no ocurre sólo en los chicos, sino que en los adultos y hasta en uno que otro anciano. Así de lavados están los cerebros.

Así vive el chileno medio de hoy en día. Sólo pregúntenle a uno cómo le va, y empezará con el monólogo de quejas: que el trabajo, que la bruja (aka, la pareja o esposa), que el achaque, que los precios, que los servicios, que el gobierno, que hasta el fútbol, jajaja!, y quien tenga mayores sufrimientos es el ganador. Luego pasará a hablar precisamente del carrete próximo, el cual merece ciento por ciento por haber sufrido tanto durante la semana. Tras mencionar su panorama propio, procederá a preguntar entonces por el de quien le habla, y si éste no tiene uno, tiene el descaro de preguntar por qué: porque si no se tiene una respuesta que incluya alguna queja hacia el mundo, no vale como excusa, o sea, se es un amargado o desadaptado, al cual, sin embargo, podrá usar como tema con sus cercanos cuando ya no se esté con él.

Como mi novio, no estoy en contra de la diversión y el carrete, pero que todo el universo de las personas gire en torno a ello, creemos que refleja una pobreza interior tan grande, que crece con cada refuerzo comercial, convirtiendo a nuestro país en una verdadera lacra terminal.

Aunque igual yo lo achaque a la tendencia mundial de exaltación de la juventud, no deja de inquietarme. Supongo que por ello mismo es que me cierro cada vez más a conocer gente nueva. Si de por sí soy cerrada, ahora lo soy aun más. A veces pienso que estoy muy sola (mi círculo se reduce a mi pequeña familia y escasos amigos), pero reconozco que en el fondo me siento mejor así. Como dice el viejo refrán "mejor sola que mal acompañada", y mi carácter hosco y desconfiado me ayudan mucho a sobrellevar el maremoto de cuestionamientos y críticas a los que me veo sometida por estos personajillos.

Y lo peor es que es hasta irónico: que se preocupen tanto de mirar la paja en el ojo ajeno, ignorando la viga que llevan en el propio O_o. Se dicen abiertos de mente, pero a la primera señal de diversidad, atacan como enjambre de abejas. Porque su concepto de diversidad es ir al extremo opuesto de la subyugación, es decir, al libertinaje y el desenfreno. Y lo triste es que como sus cerebros están tan adormecidos, no llegan a entender que la diversidad y libertad que hoy vive nuestra civilización luego de guerras y sometimiento es precisamente el poseer el derecho de elegir qué tipo de vida vivir: si normada, si desenfrenada, etc., pero como sea, acatando consecuencias y haciéndose responsable por cada acción tomada, pues esa es finalmente la "desventaja" de la libertad.

Ah... Por ahora pienso que debo aguantar vivir en este mundo crecientemente ignorante y poco profundo. No soy mala soportando, aunque por guardarme las cosas, cuando quiero decir algo, a veces me sale con demasiada fuerza y la gente piensa que los estoy atacando... Ayns, y ese es otro de los estigmas: mundo cobarde y mojigato, de personas que critican y destruyen con sus burlas, pero que lloran y se enojan si son ellos quienes reciben la crítica o la burla, como esos perros chicos que ladran y chillan todo el día, irritando los tímpanos, pero que quedan calladitos cuando se les ocurre molestar a un perro grande y tranquilo, que con uno solo de sus bufidos los deja quietitos.

Pensar que hubo un tiempo en que hasta creía que podía hacer algo por cambiar la situación (ya desde niña lo veía venir), pero a mis 32 ya he perdido toda esperanza (es verdad) pues comprendo que es una marea, como tantas otras, que sólo hay que capear y esperar que pase independiente de los deseos propios.

Y ese sería mi descargo por hoy.
Para finalizar, una aclaración para los lectores no chilensis:

Para quienes no entiendan el concepto de carrete, se refiere tanto a una salida de juerga o bien el dichoso "asadito", con amigos o solos, donde se pueda beber mucho, drogarse (si se quiere) y ligar con quien caiga, hasta todo un plan de viaje a otro país en plan tour, donde se hace lo mismo que en una salida de fin de semana, pero a gran escala y donde se pueden sacar fotos para luego mostrar a los conocidos, decir "yo estuve allí", y luego poder quejarse por todo un año por el gasto invertido (que siempre es mucho, sólo sumar las dos características intrínsecas de un chileno medio: arribista y mal pagado, jajaja XD).

Ah, pero antes de irme, decir por qué el título del post: si ven el comercial, es lo que dicen los seres informes al par de vedettos cuando los saludan. Esta frase -con tono de voz incluida- se ha convertido para mí (y mi novio) en el epítome de estos infames seres ù___ú.

Publicado originalmente por mí, en mi bitacorita.
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.