Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Tom Enojado

Cómo no estar enojado

Cómo no estar enojado, si todo nos molesta

Escrito por quinqui el 24/02/2013 03:17 hrs.
Guardado en Pensamientos
Etiquetas: Reflexiones
Desde hace un tiempo que algo me molesta. Es, precisamente, vivir siempre molesta. Pero ¿molesta con qué? Pues con todo. Todo lo que veo me causa molestia.

Desde que tengo uso de razón he sido criticona, y en mi tendencia a analizar todo al detalle, suelo descubrir lo bueno y lo malo que tienen las cosas.

El problema que tengo ahora es que últimamente veo, o dejo entrever que veo, sólo lo malo, obviando o negando lo bueno. Por ello es que más de alguien me ha llamado amargada.

Por un tiempo este tipo de comentario me resbaló, ya que siempre voy muy segura de lo que pienso y digo. Pero tras unos años de stress y privaciones varias, como que esto de ver siempre las cosas negativamente se me está comenzando a devolver a mí misma. No tanto que me vea mal a mí misma (eso siempre ha sido así, y nunca ha sido problema), sino que en verdad como que estoy toda negra por dentro y no quiero que los demás me vean así tampoco, ya que todavía siento que tengo mucho que ofrecer al mundo y no es precisamente sombras, sino todo lo contrario, color y magia.

El otro día le dije a mi novio que era tiempo de comenzar a obligarnos a dejar de actuar así. Precisamente, le comenté que por internet yo siempre evito decir las cosas malas que se me ocurren, apelando al dicho de "si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada", y que sería bueno si lo practicáramos en el mundo real. En efecto, lo hicimos a partir de ese momento, y nos retábamos mutuamente cuando caíamos en la crítica o burla habitual. He de confesar, que ¡es muy difícil!

No obstante, otro argumento válido que encontré para apoyar este cambio forzado es ¿de qué nos sirve a nosotros criticar o quejarnos, si la persona o cosa criticada no nos está escuchando? Al pensar o hablar negativamente sobre una cosa, sin que esa cosa reciba nuestra opinión directamente, nuestro enojo permanece con nosotros, y así es como nos vamos "amargando".

Espero poder salir de ese hoyo del oscurantismo en el que sola me he hundido. Cierto es que las circunstancias externas me han llevado a ello (el mencionado stress y frustraciones personales), pero ya está bueno de ver todo negro.

Intentaré, como ya lo dije, empezar tragándome los malos comentarios, y en segunda fase, lograr simplemente, no tener opinión al respecto. La idea es vivir mi vida sola y feliz, sin achacarme penas que no son mías, o que parten muchas veces de la envidia.

Ojalá esto les sirva de consejo a quienes se sienten en situación similar, y mejor todavía será si comparten su experiencia personal acá, de modo de poder ampliar las perspectivas de todos. Gracias por leer!
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.