Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Durmiendo en el trabajo

Propuesta de reducción de jornada laboral en Chile

Lo que todos queremos, pero que no veremos en esta vida

Escrito por quinqui el 21/07/2010 21:43 hrs. Modificado el 11/01/2013 21:35 hrs.
Guardado en Pensamientos
Etiquetas: Propuestas, Reflexiones
Me preparaba para trabajar, cuando escuché una noticia en la tele que me llamó toda la atención (de hecho estoy acá escribiendo por eso). Una señora (María Elena Troncoso) publicó una propuesta formal para solicitar la reducción de las horas de la jornada laboral chilena.

Ni qué decir que hace rato ando transmitiendo lo mismo: que la cantidad de horas diarias que los chilenos debemos dedicar al trabajo es literalmente inhumana, que los seres humanos deberíamos regirnos por el reloj del planeta donde vivimos y no por horarios inventados, etc.

Yo me pongo como ejemplo de caso: mi jornada laboral inicia a las 8:15 y termina a las 19:05, con 1 hora y media para colación a medio día (los viernes salgo a las 17:00, pero más que provechoso a nivel práctico, sólo sirve para calmarnos a nivel moral). Como vivo lejos de la pega, debo levantarme a las 6:30 para lograr tomar la locomoción, que por lo general no se detiene ya que va llena (y los choferes molestos). Para volver a mi casa es la misma tanda; en suma, en puro viaje creo que paso unas 2 horas promedio, y eso que vivo en una ciudad "pequeña" y no soy santiasquina (que ellos pasan más horas en viaje). Luego está lo de la colación: para quienes tienen movilización propia o viven cerca, les queda genial irse a sus casas a almorzar: pero los pobres y/o que vivimos lejos debemos quedarnos a almorzar ahí mismo, lo cual no es muy reparador, por muy casino que sea. En resumen, veo a mi novio a partir de las 20:00 horas hasta las 24:00 que es lo más tarde que debo dormirme (debería dormirme tipo 22:00, para poder descansar bien, pero eso es imposible, ya lo sabrán todos; eso sin contar con las pegas extras que uno tenga y que hacen que uno pueda dormirse hasta las 02:00 sino es que más).

Retomando el tema en cuestión, la señora María Elena expone como soporte de su propuesta la necesidad de dar tiempo a las personas para estar con sus familias, base para disminuir la mayoría de los problemas que aquejan a la sociedad actual. Es un buen fundamento, pues se apoya en la contingencia nacional y no en mera teoría. Ella realmente alude al tema de la delincuencia, la disgregación familiar y otros temas negativos que efectivamente están haciendo mella en la sociedad chilena.

Lo que yo pienso es que no habrá cambio porque los empresarios no quieren ese cambio. No creo que sea capricho, o tal vez lo sea, pero lo cierto es que los empresarios no confían en sus trabajadores. Piensan, como ven que los trabajadores no producen a diario lo que deberían -tomando en cuenta la cantidad de horas que tienen para ello-, que si les reducen las horas laborales, la productividad también se verá aun más reducida. No llegan ni a imaginar que el trabajador, motivado por tener que estar menos horas en el trabajo, aprovechará todo el tiempo para producir. Porque la realidad es que nadie trabaja (porque no se puede, ya dije que es inhumano), todas las horas de la jornada laboral actual; sólo hagan el cálculo: de 24 horas, mínimo necesitamos dormir 6 (debieran ser 8, pero soy realista), nos quedan 18; de esas 18, 9 son para el trabajo; de las 9 que quedan, 3 son destinadas a movilización; de las 6 que quedan, 2 horas son para comer (rápidamente); con lo cual nos quedan unas 3 horas para... No, no para uno mismo: esas 3 horas son para la familia, amigos, compromisos, o para hacer cosas de la casa, preparar comida, o para las peguitas extra, etc. Y eso porque le resté tiempo al sueño! (si no, habría quedado 1 mísera hora "libre") y ¿alguien puede "vivir su vida" en menos de 3 horas diarias?

En otra arista, se dice que Chile es un país subdesarrollado como para aspirar a una jornada laboral reducida, como ostentan los países desarrollados. Y precisamente el argumento para decir que somos subdesarrollados es el relajo del trabajador: y yo pienso, ¿cómo es que no entienden que el estancamiento en el subdesarrollo no empieza en el estudiante, sino en el maestro? El alumno es OBVIO que sea la parte ignorante, subdesarrollada de la relación; por lo tanto, es evidente que la responsabilidad de hacer que el subdesarrollado salga de su estado es mediante la educación y la formación personal, la cual, en este caso específico, parte en los que saben más, vale decir, los empleadores. En esta fase proteccionista en que ha entrado últimamente nuestra sociedad, se pierde la capacidad (o valor) de atreverse a implementar formas nuevas de trabajar, de vivir. Y así seguimos estancados en el mismo círculo vicioso. Cuando veo esos cursos y capacitaciones que algunas empresas aplican a sus trabajadores para mejorar el ambiente laboral, me digo ¿no se dan cuenta que a los trabajadores no nos interesa la empresa salvo como medio para obtener el dinero para poder vivir la vida propia? ¿no entienden que las relaciones que nos interesan no están necesariamente en la empresa, sino en nuestros hogares o amistades? ¿realmente no entienden que no vivimos para la empresa, que somo el uno para el otro sólo medios para conseguir los propios objetivos? Porque eso de que a la empresa le interesan sus trabajadores es una soberana mentira. Lo digo en serio, sin sentimentalismos: porque los negocios nunca han incluido sentimientos, e incluso a veces adolecen de moral y humanidad -sólo recuerden a aquellos compañeros que son despedidos de la noche a la mañana, etc.

Yo la verdad no pongo las manos al fuego por nadie, pero por mi parte, yo puedo decir que si me redujeran las horas, las trabajaría todas. Porque ahora que trabajo 10 horas diarias, las trabajo casi todas a conciencia y no hay día en que no saque algo en provecho o entregue un producto terminado. Sé que tiene igual que ver con un tema motivacional (yo amo lo que hago), pero en los trabajos siempre hay más factores que motivan a las personas aparte del gusto por lo que se hace: por ejemplo, los sociables aman la interacción con sus compañeros; los serios, el funcionamiento correcto de los procesos; etc. Todo esto excluyendo a aquellas personas -según yo- enfermas que sí viven para su trabajo (bueno, es su vida :P).

Lamentablemente, y volviendo al tema medular -la propuesta-, no puedo ser muy optimista al respecto: como dice en una de las fuentes, la señora María Elena ya había intentado esto en años pasados, sin resultados, y encima está esa nota en el sitio del gobierno, del año 2006, con una propuesta similar de la que en lo personal nunca se supo.

El caso es que, aunque me alegró mucho la noticia de la señora, quien incluso está recolectando firmas para apoyar su moción (aunque no he encontrado dónde es que hay que firmar), termino este descargo con un sentimiento de desilusión anticipada +_+ ...Pero, ¡ojalá que resulte! XD!!!!

Información:
- Mujer lanza solitaria cruzada para disminuir trabajo y fortalecer relación padres-hijos (La Segunda)
- Plantean reducir gradualmente la jornada laboral (Dirección del Trabajo)

Foto tomada de: Universia Guadalajara 2010

Publicado original por mí, en mi bitacorita.

Editado 05 Agosto 2013: Acerca de las Horas Laborales a la Semana en Chile
Tras leer este ensayo que escribí hace ya 3 años, debo decir que olvidé mencionar algo importante sobre el tema laboral chileno, y que es precisamente, la cantidad de horas laborales en Chile.

Todo trabajador chileno sabe que hay un tope de horas a la semana para dedicar al trabajo: 45 horas. Ahora bien, no sé por qué, pero estoy en un 99% convencida de que la gran mayoría de los chilenos jura de guata que este tope es acerca de cuántas horas mínimo debe trabajar un chileno para poder optar al sueldo completo en su pega. Cuando lo cierto es, y está en las leyes, que este tope se refiere al máximo de horas que un empleador puede hacer trabajar a sus empleados. Vale decir, la cantidad máxima de horas permitidas en la semana que la ley establece, con el fin de evitar que el trabajo pase de ser una ocupación a una esclavitud.

Esto quiere decir que si un empleador así lo planteara, podría decir "mi empresa requiere que mis trabajadores laboren 30 horas a la semana y con eso se ganan su sueldo completo", y estaría dentro de lo legal. Pero como estamos en Chilito, acá la idea es estirar el elástico hasta que se rompa, total se compra e instala otro en su lugar cuando esto ocurra (trabajadores nuevos y no-exigentes reemplazan a trabajadores agotados). Es algo muy triste, sobretodo por el hecho de ver cómo los trabajadores o, ignoran esta gran verdad, o la conocen y sólo asumen en silencio sin ninguna esperanza de cambio, en un pantanoso letargo de estanque.
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.